Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

Reclutamiento en grupos armados y reintegración a la sociedad

La violencia prolongada y la pobreza en Colombia han llevado a  miles de niños, niñas y adolescentes a ser reclutados en grupos armados y pandillas por la fuerza o bajo la impresión de que convertirse en un miembro de estos grupos, les ofrecerá un escape de la pobreza extrema. Los grupos armados abusan violentamente de los niños, niñas y adolescentes que reclutan y aquellos que intentan  escapar de la violencia, se arriesgan a pagar la decisión que tomaron, con su vida. Aquellos jóvenes que logran escapar, se exponen a una severa estigmatización y al apoyo insuficiente del gobierno. 

La situación actual en Colombia

Los niños, niñas y adolescentes con quienes trabajamos, viven en barrios marginales en expansión o en comunidades rurales remotas en donde prevalece la violencia y la inseguridad. A pesar que estos niños, niñas y adolescentes están llenos de potenciales, no tienen ejemplos que demuestren la posibilidad de tener una vida fuera de las pandillas y la violencia. Este contexto pone a los niños, niñas y adolescentes en riesgo de ser reclutados por grupos armados, quienes los usan como mensajeros, traficadores de drogas, soldados, informantes o abusan sexualmente de ellos.

Es imposible saber la cantidad exacta de niños, niñas y adolescentes soldados en Colombia. Antes de que el proceso de desvinculación de las FARC iniciara, se estimaba que había 16.000 niños soldados en Colombia. Algunas estimaciones muestran que hasta el 52% de los miembros de todos los grupos armados principales, es decir, las FARC, ELN, paramilitares, fueron reclutados cuando niños.

Además, los estudios muestran que muchos más niños, niñas y adolescentes corren el riesgo de pertenecer a grupos armadospara usarlos como mensajeros, para tener relaciones sexuales, como narcotraficantes y niños que trabajan- que son formalmente 'reclutados' en sus rangos como 'combatientes'. En otras palabras, es probable que la cantidad de niños recluidos en el mundo violento de los grupos armados sea mucho mayor que las estimaciones de reclutamiento formal.

Riesgos para los niños, niñas y adolescentes

En comunidades con una alta presencia de grupos armados o pandillas, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes no tienen un lugar seguro que no esté rodeado de violencia o un lugar en donde pensar acerca de sus metas y planes fuera del conflicto. La amenaza de la violencia y el reclutamiento también afecta la asistencia de los niños al colegio, el cual es una de las razones por las altas tasas de deserción escolar en los lugares más marginados en Colombia.

Los niños, niñas y adolescentes reclutados por los grupos armados son forzados a cometer atrocidades como prueba de su lealtad al grupo y, aquellos que no completen las tareas requeridas, corren el riesgo de ser acusados de colaborar con "el otro bando" y enfrentan represalias violentas. Los niños reclutados también enfrentan altos riesgos de violencia sexual y explotación.

Los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que logran escapar o son desvinculados, han crecido con una experiencia de vida muy diferente a aquellos de su edad, lo cual dificulta la reincorporación a la sociedad. También se enfrentan a una severa estigmatización por parte de la comunidad en donde se establecen, que puede obstaculizar aún más su reintegración. Los niños, niñas y adolescentes que logran reintegrarse con éxito a la sociedad corren el riesgo de reintegrarse a pandillas y grupos violentos ya que es la única vida que han conocido.

¿Qué está haciendo Children Change Colombia?

Children Change Colombia está ayudando a nuestros aliados locales a que las comunidades sean lugares seguros en donde los niños puedan crecer. Nuestros aliados han desarrollado programas para mantener a los niños fuera de las calles y lejos de la violencia y la amenaza de reclutamiento.

Hasta la fecha, el programa de reintegración del gobierno colombiano ha tenido dificultades en integrar a la sociedad a los niños, niñas y adolescentes desmovilizados de una manera efectiva y en ayudarlos a superar el trauma que han vivido. De manera que estamos trabajando con un aliado en Bogotá para adaptar el programa en una forma que aborde la necesidad inmediata de estos jóvenes de recibir apoyo psicológico y un lugar seguro para vivir, pero también que les ayude a trabajar en planes de vida positivos a largo plazo. Les estamos ayudando a compartir su modelo con la autoridad estatal responsable del programa con el objetivo de mejorar el apoyo que niños excombatientes reciben a nivel nacional.

 Nuestros aliados que trabajan para combatir estas problemáticas desatendidas son:  

Los siguientes son los recientes logros del CCC para abordar esta problemática desatendida:

  • Desde el 2013, hemos estado apoyando a nuestro aliado Tiempo de Juego para capacitar a los líderes juveniles para que sean ejemplos inspiradores para sus compañeros en una comunidad donde los únicos otros modelos a seguir están involucrados en la violencia o el crimen. ¡Mire un video hecho por ellos aquí!

  • En el 2016, los niños, niñas y adolescentes en el proyecto de nuestro aliado Fundescodes en Buenaventura,  lideraron a sus comunidades para recuperar el control de los parques locales y las canchas deportivas de los grupos armados. Estos espacios públicos ya no representan un riesgo de reclutamiento forzado para los niños, niñas y adolescentes que los usan, pero brindan espacios muy necesarios donde los niños pueden jugar y disfrutar de su infancia.

  • En el 2016, nuestro aliado CRAN apoyó a 72 jóvenes desmovilizados para adquirir conocimiento práctico, cómo administrar el dinero y acceder a las bibliotecas y clubes deportivos que apoyarán su exitosa reintegración en la sociedad.

  • En el 2016, el ICBF en Bogotá respaldó el modelo de CRAN para apoyar a los jóvenes desvinculados, un paso importante para que CRAN logre su objetivo de ser incorporado al programa oficial de reintegración estatal.