Menu

Comunidades más seguras para los niños, niñas y adolescentes

La violencia y el conflicto armado amenazan el bienestar y la seguridad de muchos niños, niñas y adolescentes en Colombia. A la fecha, más de 5.7 millones de colombianos han tenido que huir de sus hogares a causa del conflicto, y casi la mitad de los desplazados internos son niños. Estos niños, niñas, adolescentes y sus familias a menudo sufren traumas, pues han sido testigos o víctimas de violencia física, psicológica y sexual.

Violencia en las ciudades Colombianas

Un estudio realizado en Bogotá en el 2013 con 124.209 niños, niñas y adolescentes en edad escolar señala que el 23% de ellos experimentó violencia o amenazas de violencia durante el mes anterior a su participación en el estudio. 

En Cali, el número oficial de pandillas aumentó de 10 en 1992 a 134 en el 2012, y se estima que en 17 de las 22 comunas de la ciudad existe por lo menos una pandilla que controla las calles, la mayoría de las cuales están vinculadas a los grupos armados ilegales del país

En Cartagena, se identificaron 90 pandillas en el 2013. Estas pandillas tienen enfrentamientos todos los días en las calles, pelean con piedras, cuchillos y armas de fuego y aterrorizan a los residentes. 

Buenaventura, donde Children Change Colombia empezó a trabajar en el 2015, se ha convertido en un campo de batalla para los poderosos grupos armados ilegales de Colombia, los cuales controlan los movimientos de los residentes y reclutan a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. A estos grupos se les conoce por descuartizar con brutalidad a aquellos que se les cruzan en su camino. Solo durante el 2013, la violencia ocasionó que más de 13.000 residentes de la ciudad huyeran de sus hogares.

Estas son las ciudades donde Children Change Colombia está trabajando actualmente.

Riesgos para los niños, niñas y adolescentes

El hecho de vivir rodeados por estos niveles altos de violencia deja secuelas -emocionales y físicas- que son difíciles de borrar tanto en los niños, niñas y adolescentes como en sus familias. Estas secuelas pueden afectar su habilidad para hacer amigos y concentrarse en el colegio. El estar expuestos a la violencia aumenta el riesgo de que los niños, niñas y adolescentes perciban las actitudes violentas como una respuesta normal a los conflictos o una manera legítima de lograr sus objetivos. Los niños, niñas y adolescentes también se vuelven más vulnerables a otras formas de violencia – por ejemplo, se ha descubierto que la violencia doméstica es el principal factor de riesgo para que los niños, niñas y adolescentes en Colombia sean reclutados por los grupos armados ilegales; y es más probable que los que sufren violencia lleguen a consumir drogas y alcohol.

¿Qué está haciendo Children Change Colombia?

Children Change Colombia está ayudando a nuestros aliados locales a hacer que las comunidades sean más seguras para el crecimiento de los niños, niñas y adolescentes. Nuestros aliados han desarrollado programas que incluyen: mantener a los niños, niñas y adolescentes lejos de las calles y de la violencia -brindándoles lugares seguros para jugar cuando no están en el colegio- ayudándoles tanto a ellos como a sus familias a identificar los riesgos en su comunidad, a entender cómo mantenerse a salvo de esos riesgos, a aprender formas pacíficas de resolver los conflictos y apoyando a los jóvenes a convertirse en agentes activos del cambio en su comunidad, relacionándose con otros miembros de la misma y creando una comunidad que sea más segura para todos.

Nuestros aliados que trabajan por comunidades más seguras son: