Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

Circulo de Estudios

El tema: Violencia sexual relacionada con el conflicto contra los niños, niñas y adolescentes 

Quibdó es la capital de departamento del Chocó en el Pacífico Colombiano, el cual es una de las regiones más afectadas por el conflicto armado en Colombia. Años de tener un control estatal débil ha dejado espacio para la dispersión de los cultivos de coca, tráfico de drogas y minería ilegal. El ejército y los grupos armados están en una lucha constante por el control de la región y sus recursos.

La población Afrocolombiana e indígena de la región han enfrentado massacres, torturas, extorsiones y desapariciones forzadas, obligando a miles a huir a Quibdó. La ciudad ahora tiene la mayor proporción de desplazados internos de Colombia, y el 72% de la población de Chocó está registrada como víctima oficial del conflicto en Colombia.

Esta situación ha fracturado la vida de la comunidad ya que las familias han sido destrozadas; la gente vive en refugios improvisados y en riesgo de ser desalojados por la policía, además, los grupos armados controlan sus áreas de influencia con "fronteras invisibles" mortales. En este contexto, es muy difícil mantener las redes familiares y comunitarias que tradicionalmente protegen a los niños, niñas y adolescentes. Como resultado, los niños, niñas y adolescentes en Quibdó corren un alto riesgo de estar reclutado de los grupos armados, y aquellos que no llevan a cabo las tareas que se les solicitan corren el riesgo de ser acusados de colaborar con el "otro lado" y enfrentar represalias.

La presencia de grupos armados en la zona pone a los niños, niñas y adolescentes en un mayor riesgo de violencia sexual sea que estén involucrados con estos grupos o no. Esto no es un problema nuevo en Quibdó, pero permanece invisible en gran medida porque las víctimas no hablan por miedo a sus abusadores y hay una falta de conocimiento generalizada acerca de sus derechos o donde pueden pedir protección.

Violencia y abuso sexual en contra de niños, niñas, adolescentes y mujeres dentro de la familia o comunidad son también ocultados. En comunidades donde estos tipos de violencia no son reconocidos, los abusos pueden ser considerados normales, esto significa que los niños ni siquiera se dan cuenta que deben ser protegidos de esto.

Estos problemas son amplificados por instituciones estatales ineficientes y descoordinadas. Existe una grave falta de especialistas para atender a los niños, niñas y adolescentes sobrevivientes de violencia sexual relacionada con el conflicto. Además, la corrupción entre los funcionarios públicos durante muchos años ha llevado a muchos ciudadanos a perder la fe en la capacidad del estado para apoyar sus necesidades. Esto solo fortalece el control de los grupos armados.

¿Cómo aborda Circulo de Estudios este problema?

Circulo de Estudios empezó trabajando en Quibdó en 2011. Ellos trabajan con niños, niñas y adolescentes para fortalecer su entendimiento de sus derechos y sus habilidades para protegerse, así como proveer apoyo psicosocial para niños, niñas y adolescentes sobrevivientes de violencia sexual.

En los últimos 3 años, Circulo de Estudios ha trabajado con más de 500 niños, niñas y adolescentes en Quibdó. Su trabajo se centra en el principio de un “círculo", una sesión de 4 horas que combina apoyo psicosocial, capacitación sobre los derechos del niño y danza. Toda la capacitación usa ejercicios prácticos para asegurar que los niños entiendan y puedan aplicar lo que han aprendido.

¿En qué consiste el proyecto?

El objetivo del proyecto es reducir el riesgo de violencia sexual asociada al conflicto en contra de niños, niñas y adolescentes en Quibdó.

El proyecto apoya a los niños, niñas y adolescentes de las siguientes formas:

Psicoterapia individual y grupal. Los niños aprenderán a entender y expresar las emociones que surgen del trauma de la violencia, el desplazamiento, la ruptura familiar y el desafío diario de vivir junto a los grupos armados que controlan la vida pública a través del miedo y el machismo extremo.

Aprendiendo acerca de sus derechos. Esto ayuda a los niños, niñas y adolescentes a reconocer que no tienen que ser víctimas pasivas, ya que pueden pedir protección a los adultos en casa, en la escuela y a entidades locales gubernamentales.

Entrelazando todo el trabajo con niños, niñas y adolescentes es un enfoque en danza (ver más abajo).

Formación de lideres jóvenes. Un grupo de adolescentes desarrollarán sus habilidades de liderazgo y conocimiento de derechos de la niñez para que participen en escenarios de incidencia local donde se proponen políticas públicas dirigidas a la niñez.

Adicionalmente, se capacita a adultos de la comunidad para identificar las señales que indican que un niño está experimentando violencia, además de compartir estas habilidades con otros en sus comunidades. Cuando un caso de abuso o reclutamiento de niños, niñas o adolescentes por parte de los grupos armados es identificado, Circulo de Estudios los remite a proveedores de salud locales o a la policía cuando sea apropiado.

 

¿Cómo protege la danza a los niños, niñas y adolescentes?

  • Les ayuda a retomar la propiedad sobre su cuerpo y valorar sus habilidades en lugar de verlo como un objeto de conflicto o explotación.
  • Es una forma segura y creativa de expresar sus experiencias, cuando articularlas puede ser traumático o difícil.
  • Es divertido y los hace querer volver. Es una de las únicas oportunidades que tienen para jugar y comportarse como niños, en una comunidad donde es más probable que sean valorados como un medio para generar más ingresos para la familia o para llevar a cabo tareas para un grupo armado.
  • La cultura de la danza en Chocó es muy fuerte. Cada grupo cultural tiene su propio estilo, pero para todos ellos es una tradición centenaria a través de la cual la gente común y corriente se reúnen para expresarse y resistir el miedo y la desesperación provocados por el conflicto y la exclusión social.

La historia de Jairo

Jairo tiene 12 años y ha estado asistiendo al Circulo de Estudios por dos años. Cuando María, la mamá de Jairo tenía 16 años, la guerrilla atacó su remoto pueblo y dos de sus hombres la violaron. Maria y su mamá huyeron a la ciudad más cercana, Quibdó; Pronto ella se dio cuenta que estaba embarazada pero estaba muy avergonzada para denunciar el abuso o para pedir consejo médico acerca de sus opciones. María sufrió severos traumas psicológicos como resultado de su experiencia. Ella luchó por aceptar a su hijo, así que las únicas emociones que Jairo aprendió a sentir fueron la ira y el desespero que el encontró en su hogar. Jairo abandonó la escuela y sin ningún apoyo que lo ayudara a entender por qué se sentía de esa manera, recurrió a las únicas personas que pensó que podrían darle un propósito, así que comenzó a hacerle mandados a un grupo armado local.

Cuando el tenía 10 años, Jairo fue invitado a unirse al Circulo de Estudios. Al principio se mostró reacio a participar y era agresivo con los otros niños, pero con apoyo, Jairo cambio su comportamiento y comenzó a hacer amigos. El se dio cuenta que podía ser apreciado sin recurrir al crimen. Dos años después, Jairo se ha convertido es un participante regular del proyecto y ha descubierto talentos ocultos. Él es un líder natural, admirado por sus compañeros y le encanta ayudar a llevar a cabo actividades para los niños más pequeños. Ahora es conocido dentro de la comunidad por su trabajo con niños, no con los grupos armados. El regresó a la escuela, Circulo de Estudios está brindando apoyo psicosocial a su mamá, e incluso ha establecido una banda que toca música local tradicional.

Hablando acerca de los cambios que el ha experimentado, Jairo dijo: “Yo siempre solía estar involucrados en peleas, yo no escuchaba nada de lo que me decían mi mamá y mi abuela y odiaba ir a la escuela. Ahora tengo un papel en la obra del Circulo de Estudios y también hemos empezado una banda con mis nuevos amigos. A veces organizamos rifas para recaudar dinero para comprar los instrumentos que necesitamos”

Gracias por tu interés en este proyecto

Para ayudar a que el trabajo de Circulo de Estudios continue, puedes donar aquí