Menu
Facebook Twitter Youtube

Corpolatin

Problema: violencia contra los niños, niñas y adolescentes en el colegio y en el hogar

Muchos niños, niñas y adolescentes en Colombia viven en situaciones de gran vulnerabilidad, sin ningún tipo de apoyo y sin saber de los servicios existentes a los que podrían acudir. Estos niños, niñas y adolescentes se enfrentan a múltiples problemas entre los que se incluyen el abuso sexual, la violencia física, la explotación laboral, la desatención y los conflictos familiares. En el año 2011, se registraron en Colombia 89.807 casos de violencia intrafamiliar, pero es probable que las cifras reales sean mucho más elevadas. Con frecuencia son los familiares, en particular los padres y madres, los responsables de la violencia contra los niños.

Los niños que son víctimas de violencia en sus hogares no conocen los servicios que deberían estar protegiéndolos y mucho menos tienen acceso a ellos. Los que viven en las comunidades más desfavorecidas son especialmente vulnerables y se les dificulta más encontrar apoyo . Muchos colegios no cuentan con protocolos de acción para los casos en que detectan abuso o maltrato (o riesgo de abuso o maltrato) pero incluso cuando se denuncia a las autoridades, las instituciones responsables de la protección de los niños y niñas no trabajan de forma conjunta con eficacia, lo que aumenta la probabilidad de que los casos se traspapelen entre los diferentes servicios y queden desatendidos.

Cómo Corpolatin aborda este problema

En Cali Corpolatin proporciona un servicio de atención telefónica gratuito para los niños, niñas, adolescentes y cuidadores que se encuentran en situaciones de riesgo. Este servicio resulta ser una tabla de salvación para muchos niños y niñas, especialmente para los que viven en zonas remotas de los barrios pobres, alejados de otros servicios y fuentes de ayuda. En Colombia, los celulares se usan mucho e incluso en las comunidades más pobres se puede acceder a ellos como "teléfonos públicos" gracias a vendedores callejeros de minutos. Se puede llamar gratis a Corpolatin marcando el número 106, además Corpolatin ofrece apoyo en línea a través del portal www.teescuchamos.org.

Además de ofrecer asistencia inmediata en situaciones de crisis, Corpolatin también ayuda a los niños, niñas y a sus familias a ponerse en contacto con los servicios que necesiten, tales como el ICBF o servicios de salud y educación y les ofrece apoyo posterior mediante seguimiento. En casos en que sea necesario, Corpolatin ayuda a realizar denuncias . Este elemento del programa es de especial importancia ya que muchas de las familias más vulnerables no acceden a los servicios disponibles por falta de información y de confianza, lo cual intensifica su sensación de aislamiento y su pobreza.

Corpolatin también trabaja con los padres, cuidadores, docentes y con otras instituciones responsables de garantizar los derechos de los niños, niñas y jóvenes para ayudar a crear una comunidad más segura para ellos.

¿En qué consiste el proyecto?

La línea de atención 106 les proporciona a niños, niñas y jóvenes vulnerables apoyo inmediato y continuo en situaciones de crisis
Esta línea de atención telefónica recibe alrededor de 16.500 llamadas al año. Las llamadas son atendidas por psicólogos o trabajadores sociales capacitados y las líneas están abiertas 8 horas al día durante los siete días de la semana . Es la única línea telefónica de atención de este tipo en Colombia.

Incrementar la capacidad de los niños, niñas y adolescentes para protegerse a sí mismos
Corpolatin les proporciona talleres de "protección y prevención" a niños, niñas y adolescentes que son víctimas o que están en riesgo de sufrir violencia, maltrato o abuso. A través de actividades como juegos de roles y títeres Corpolatin motiva y apoya a los niños a reflexionar sobre sus habilidades para manejar conflictos y situaciones peligrosas, y también sobre qué constituye maltrato o abuso y en qué situaciones se incrementa el riesgo de violencia. Los niños son informados sobre las redes de apoyo que tienen a su disposición, cómo acceder a ellas y cómo se pueden proteger en situaciones de riesgo o abuso.

Fortalecer la capacidad de los adultos para proteger a los niños
Los padres, los cuidadores y los docentes aprenden sobre la violencia intrafamiliar, la violencia escolar y el maltrato infantil, sobre cómo reconocer diferentes situaciones de riesgo y sobre el impacto que ellos mismos tienen en el desarrollo de los niños y niñas. Aprenden a prevenir este tipo de situaciones, cómo actuar si un menor ha sido víctima de abuso y cómo evitar que vuelva a suceder, además de ampliar sus conocimientos acerca de la ayuda local e institucional disponible. A los padres se les motiva a reflexionar sobre cómo estar pendientes de proteger a otros niños, no sólo a sus hijos y, de este modo, este proyecto contribuye a movilizar a la comunidad en general para proteger a los niños y niñas.

Fortalecer de la red de protección a la niñez
Corpolatin trabaja con representantes de las instituciones de protección a la infancia en Cali (tales como el ICBF, sector justicia, sector salud, la policía, y otras ONGs) para analizar las rutas de atención existentes y qué es lo que se puede mejorar. Corpolatin resalta ante estas instituciones lo fácil que es que las vulneraciones de derechos a los niños se traspapelen entre las brechas de los servicios y las anima a reflexionar sobre cómo se puede evitar que esto suceda. El resultado es el fortalecimiento de la red de protección a la infancia y una mejor articulación entre las diferentes instituciones de protección infantil.

La historia de Sofía

Los papás de Sofía se separaron luego de que ella y su madre sufrieran años de abusos físicos, verbales y emocionales por parte de su papá. La mamá de Sofía huyó a Bogotá y Sofía se quedó con su tía en Cali. Sofía había oído hablar de Corpolatin en el colegio y llamó a la línea 106. Les contó que su tía la hacía trabajar durante mucho tiempo y que la había amenazado con hacerle daño si no hacía lo que ella le decía o si le contaba a alguien lo que estaba pasando.
Corpolatin lo investigó y decidió remitir el caso al ICBF, que realizó una visita domiciliaria. Sofía tenía tanto miedo de su tía que el ICBF decidió actuar urgentemente, sacarla de la casa y llevarla a un hogar de protección temporal. Allí la pusieron en contacto con su mamá y le brindaron la ayuda necesaria para irse a Bogotá a vivir con ella.

Corpolatin ayudó a Sofía y a su mamá a lo largo de todo el proceso y las puso en contacto con servicios que podían proporcionarles apoyo adicional en Bogotá. Antes de salir del hogar de protección Sofía llamó a Corpolatin para agradecerles toda la ayuda recibida y decirles lo feliz que estaba de poder reunirse con su mamá.

Gracias por tu interés en este proyecto.

Para ayudar a que el trabajo de Corpolatin continúe, puedes donar aquí.