Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

La desmovilización y reintegración de niños, niñas y jóvenes vinculados al conflicto armado en Colombia

Informe por nuestros directores de Proyectos en Colombia.

Sin duda la firma del tratado de paz con las FARC es una esperanza para miles de niños, niñas y jóvenes que han sido vinculados y podrían ser vinculados de manera forzada al conflicto armado durante años, ya que significa el fin de uno de los grupos armados ilegales más influyentes en los territorios, el fin del conflicto armado con ese grupo por parte del Estado y la oportunidad de niños, niñas y jóvenes de vivir en sus comunidades de manera tranquila y acorde a su edad e intereses.

Pero desafortunadamente desde las conversaciones de paz en la Habana el tema de la entrega de los niños, niñas y jóvenes que hacen parte de esta guerrilla no ha sido claro desde ninguna de las dos partes y hoy es el día que no es claro cuántos niños, niñas y jóvenes ha regresado las FARC y cuántos regresará; cómo se acordó atenderlos en el tratado de paz, y cómo hará el gobierno para apoyarlos en una inclusión social real y duradera.

A partir de la experiencia y el trabajo que hacen aliados nuestros como CRAN, COCA, Circulo de Estudios y FUNDESCODES, pensamos que para lograr la inclusión social de estos niños, niñas y jóvenes víctimas directos de la guerra con las FARC, es necesario apoyar el fortalecimiento de sus comunidades y sus familias, para que sean acogedoras y protectoras ahora y en el futuro, y los niños, niñas y jóvenes que regresan encuentren en ellas espacios positivos de afecto y de desarrollo donde sus derechos sean promovidos. También es necesario un acompañamiento psicosocial cercano que los ayude a superar las situaciones difíciles, las vulneraciones de sus derechos y las diferentes violencias de las que fueron víctimas.

Por esto, mientras el gobierno colombiano aclara y comunica su manera de atender a esta población, las organizaciones sociales continúan trabajando en los territorios con los niños, niñas y jóvenes desvinculados de las FARC de años anteriores o de hace algunos meses, y resaltan lo maravilloso que ha sido ver la gran apertura de parte de otros niños, niñas y jóvenes (hermanos, amigos, compañeros de colegio) para acogerlos, valorarlos y acompañarlos en el difícil proceso de regreso que tienen que enfrentar.

Gracias por tu interés en nuestro trabajo. Para ayudar a que continúe, puedes donar aquí.

 


Previous page