Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

Una carta de nuestro director, Duncan Millar

Una gran parte de mi trabajo como Director de Children Change Colombia es solicitar fondos de manera recurrente. Algunas veces puede llegar a ser complejo. Sin embargo, luego pienso en héroes como Jefferson- a quien puedes leer en una de nuestras noticias de este mes- y en miles de niños como él que han superado enormes miedos y han enfrentado terribles riesgos día a día; y entonces, de alguna forma, mi vergüenza desaparece. ¡Así que, aquí voy!

El año pasado, fue un muy buen tiempo en materia de recolección de fondos en Children Change Colombia. Gracias a la generosidad de cada uno de ustedes, ¡logramos recolectar más de lo que hemos recolectado anualmente en todos estos 27 años! Con este apoyo, hemos logrado mucho: Hemos ayudado a construir comunidades productivas para los niños en Buenaventura, Putumayo y Quibdó; hemos ayudado a los Jóvenes a enfrentar las amenazas de la violencia sexual y a defender sus derechos sexuales y reproductivos en Cali; continuamos trabajando por los jóvenes desvinculados de la guerrilla a retornar a una vida más segura; y apoyar a niñas en situación de vulnerabilidad para evitar su vinculación a bandas criminales en Bogotá; y finalmente, hemos estado al lado de los niños y sus familias para defender sus vidas de la explotación sexual y comercial en la capital colombiana.

Aunque hemos tratado de conseguir apoyo de personas e instituciones quienes realmente les importa la situación en Colombia; hemos perdido, recientemente, el apoyo de algunos de ellos. Esta decisión que han tomado no se basa en la calidad o importancia de nuestro trabajo, sino es debido a la coyuntura de la comunidad internacional, quien se ha retirado paulatinamente de Colombia.

El efecto que conlleva esta situación, es que algunos niños que hemos ayudado pueden volver a estar en situación de riesgo para 2018. En particular, nuestra capacidad de financiar el trabajo crucial que hacemos con la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ), quienes trabajan incansablemente para proteger a los niños de la explotación sexual y comercial en la peligrosa “zona de tolerancia” en que se autoriza el ´trabajo sexual` en Bogotá. Ahora el proyecto pende de un hilo.

Entonces, si normalmente has estado donando para apoyar nuestros proyectos en pro de niños y niñas en situación de vulnerabilidad en Colombia, puedes pensar en incrementar tu donación. Si lo puedes lograr, entonces estaremos más seguros que nuestros trabajo para crear espacios más seguros para la niñez en Bogotá no debe terminar prematuramente.

Gracias de parte todos nosotros,

Duncan Millar, Director


Previous page